Las gafas de…Mahatma Gandhi

Mahatma Gandhi (cuyo nombre real fue Mohandas Karamchand Gandhi) es considerado a día de hoy como el responsable de la independencia de la India, así como la figura icónica que se asocia a la desobediencia civil pacífica. Pero además de por la independencia del país, Gandhi luchó por otras causas como fueron la eliminación de la pobreza, los derechos de la mujer, los derechos de “los intocables”, el aumento de la independencia económica india y la supresión de los conflictos entre hindús y musulmanes.

Tanto el aniversario de su nacimiento (2 de octubre) como el de su muerte (30 de enero) son fechas señaladas, siendo la primera declarada como  “Día internacional de la no violencia” por las Naciones Unidas y la segunda como “El día del mártir” en su país natal.

Gandhi nació y fue criado en una comunidad de mercaderes, banqueros y prestamistas de Portbandar. Pese a no destacar como estudiante, en 1988 (con diecinueve años de edad) le enviaron a Londres a estudiar derecho. Allí fue donde se empezó a hacer apología del vegetarianismo (la alimentación en relación a la salud fue un tema al que dedicó mucho tiempo a lo largo de su vida). También en Londres fue donde se unió a la Theospical Society, lo que despertaría en él un fuerte interés en el pensamiento religioso.

Volvió a la India tres años después, donde abrió un negocio jurídico que tuvo que cerrar por un altercado con un oficial británico. Tras este infortunio firmó un contrato por el que se fue a trabajar a Sudáfrica, donde estaría cuatro años trabajando en la ciudad de Natal.

Allí fue donde vivió la discriminación que le animaría a luchar con las injusticias sociales. Por aquel entonces en Sudáfrica estaban vigentes varias leyes que discriminaban a los hindúes. En un solo viaje se vio obligado a pasar de primera a tercera clase en el tren en el que viajaba, y fue golpeado por el conductor de una diligencia al no querer cederle su asiento a otro pasajero de raza blanca. Gandhi llegó incluso a retrasar su viaje de vuelta a la India para luchar y oponerse a una ley que pensaba aprobar el gobierno con la que se le negaba el voto a los ciudadanos de raza negra.

En 1906, después de que Mahatma hubiese ido a su país natal a recoger a su familia para volver a Sudáfrica con ellos, se instauró en el país africano una ley por la que todos los indios habitantes debían de estar inscritos en un registro. Entonces fue la primera vez que alentó a sus iguales a llevar a cabo una lucha pacífica que llegó a durar siete años. Durante ese tiempo miles de ciudadanos fueron encarcelados, entre ellos propio Gandhi en numerosas ocasiones. Finalmente el esfuerzo mereció la pena ya que la atención internacional que atrajo la lucha obligó al gobierno a negociar.

Tras esa segunda época en Sudáfrica, Gandhi y su familia regresarían a la India en 1915, donde el abogado organizaría a los campesinos para protestar sobre los excesivos impuestos. Durante todo ese tiempo realizó varios ayunos voluntarios, ya fuese por una búsqueda de la purificación o como modo de protesta.

En 1930 emprendió la famosa “marcha de la sal”. Y durante toda la segunda guerra mundial presionó al imperio británico para que otorgase la independencia al país indio. Este hecho hico que los propios británicos le detuviesen y mantuvieran cautivo durante dos años, periodo durante el cual fallecieron su secretaria y amiga personal así como su esposa. También fue en ese momento cuando Gandhi contrajo la malaria, enfermedad por la que le liberaron, ya que el virrey no quería que tan importante sujeto muriese en prisión para evitarse así posteriores problemas.

La independencia de la India llegó dos años después del final de la guerra, en 1947. En todo el proceso de transición Gandhi fue consultado numerosas veces como consejero para tratar de atajar un posible conflicto interno en hindúes y musulmanes. Finalmente, Gandhi moriría asesinado por la mano de Nathuram Godse, un radical hindú asociado a grupos de ultraderecha.

Nota: En marzo de 2009 la casa de subastas Antiquorum intentó poner a manos del mejor postor las icónicas gafas de Gandhi, que se venderían junto con otros enseres suyos. La subasta, valorada en un principio en unos 30.000 dolares, fue finalmente cancelada por la polémica levantada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s